Poderosa Oración a Jesús para pedir por la sanación de un enfermo

Mi buen Jesús, te alabo y adoro, te amo con todo mi corazón y agradezco tu entrega por nosotros en la Cruz, acudo ante Ti sabiendo que estás siempre a nuestro lado que todo lo ves, todo lo sabes y nunca abandonas.

Tú que concedes vida en abundancia y eres medico verdadero y dador de salud, Tú que eres el Buen Pastor y cuidas de tu rebaño te ruego que desciendas y concedas tu protección y amparo a este ser querido que tanto padece por su enfermedad, apelo a tu infinito Amor, a tu bondad y clemencia, y solicito la gracia de la salud para ……. (nombre del enfermo).

Dulcísimo Jesús, que dijisteis: «Yo soy la Resurrección y la Vida», que recibiendo y llevando en Ti mismo nuestras enfermedades, curabas las dolencias y males de cuantos se te acercaban a Ti acudo lleno de esperanza, lleno de seguridad, para implorar de tu Sagrado y Divino Corazón la sanación de …… (nombre del enfermo).

Jesús bendito, por tu inmensa potestad, y por la intercesión de tu Santísima Madre, la bienaventurada siempre Virgen María, que es salud de los enfermos y consuelo de los afligidos, solicito que alivies y atiendas en la presente enfermedad a tu siervo-a …….. (nombre del enfermo).

Si es conveniente para su bien espiritual y el de mi alma. Señor Jesús, que al funcionario real que te decía: «Venid, Señor, antes que mi hijo muera», le respondisteis: «Vete, tu hijo vive», te pido con todo mi ser: Señor cura con tu poder a ……. (nombre del enfermo).

Señor Jesús compasivo, que al ciego de Jericó, que sentado junto al camino te decía en alta voz: «Jesús, Hijo de David, ten piedad de mí», le respondiste: «Recupera tu vista, tu fe te ha salvado», y al momento pudo ver, te pido con toda mi fe: Señor, devuelve la salud a ……. (nombre del enfermo).

Señor Jesús, que diciendo: «Quiero, sé limpio», limpiaste al leproso, que te decía suplicante:
«Señor, si quieres puedes limpiarme» te pido Señor, no dejes que sufra, sana a ……. (nombre del enfermo).

Señor Jesús, que librasteis al mudo poseído del demonio, y luego, el que antes era mudo habló elocuente a las turbas, te suplico extiendas tu milagrosa Mano y sanes a ……. (nombre del enfermo).

Señor Jesús, que sanaste al enfermo que llevaba treinta y ocho años de su enfermedad, junto a la piscina de las ovejas, diciéndole: «Levántate, toma tu camilla y anda» y anduvo, te ruego: cúralo, Señor mío.

Señor Jesús, todo bondad y misericordia que delante del hijo muerto de la viuda de Naím, enternecido, dijiste a la madre: «No llores»; y tocando el féretro, añadiste: «Joven, a ti te digo, levántate» entregándolo luego vivo a su madre,

Señor te suplico, haz un milagro y restituye la salud a ……. (nombre del enfermo).
Señor Jesús, que dijisteis: «Bienaventurados los que lloran porque ellos serán consolados». dale el consuelo y alivio que precisa en su dolor a ……. (nombre del enfermo).

Señor Jesús, que dijisteis: «En verdad, en verdad te digo, que todo cuanto pidieras al Padre, en mi Nombre, os lo dará», apiádate de tu siervo-a ……. (nombre del enfermo). y cura su cuerpo, llénalo-a de bendiciones y no lo-a abandones, recurro a Ti con toda humildad y lleno de confianza para que lo-a ayudes a vencer su enfermedad, apartes todo sufrimiento y dolor de su cuerpo y le devuelvas la salud perdida que tanto necesita.

Omnipotente y sempiterno Dios, eterna salud de los que creen, escúchanos en bien de tus siervos enfermos, por quienes imploramos el auxilio de tu Misericordia; a fin de que recobrada la salud, te den en tu Iglesia ferviente acción de gracias.

Por Cristo Nuestro Señor.
Así sea.

Rezar el Credo, Padrenuestro, Avemaría y Gloria. Repetir la oración y los rezos todos los días.

Mensajes de Fe es un sitio donde te alentamos a que confíes en ti y no pierdas la Fe, a que dejes tu vida en las manos de Dios, pues Él te ama y guiará tus pasos por senderos de calma, prosperidad y bendición.

COMENTARIOS
error: Content is protected !!