Oración a San Miguel Arcángel para la protección diaria.

San Miguel Arcangel, también conocido como San Miguel, o como Arcángel Miguel. Para el cristianismo es considerado como la máxima autoridad en los ejércitos de Dios frente al mal y de la humanidad. Para la Iglesia, es el patrón y protector universal.

Está considerado como el primero de los 7 arcángeles, con Uriel, Rafael y Gabriel. Es el encargado de vencer a Satanás, siendo su principal enemigo, al ser éste el arcángel de los ángeles caídos. Es por ello, que San Miguel arcángel se representa venciendo al diablo.

También vestido con una armadura de guerra y apostando una lanza sobre el demonio. Según la tradición, tendrá un papel importante en el día del juicio final. En consecuencia, también se le puede ver pesando las almas haciendo uso de una balanza.


Referencias en la Biblia al Arcángel En el libro del Apocalipsis, puede verse al mayor de los arcángeles luchando frente al mal:

“Hubo un gran combate en los cielos. Miguel y sus ángeles lucharon contra el Dragón. También el Dragón y sus ángeles combatieron, pero no prevalecieron y no hubo ya lugar en el Cielo para ellos. Y fue arrojado el Dragón, la Serpiente antigua, el llamado Diablo y Satanás, el seductor del mundo entero; fue arrojado a la tierra y sus ángeles con él.” (Apocalipsis 12, 7-9)

La Oración a San Miguel Arcángel Origen de la famosa oración

Según cuenta la tradición, el día 13 de Octubre de 1884, el papa Leon XIII, celebró una misa. En ella, tuvo una visión donde pudo observar a Satanás y a sus demonios enfrentándose a Dios. A continuación, el arcángel San Miguel apareció y envío al demonio y a sus ejércitos al abismo del que procedían.

Por ello, el propio Papa escribió una oración que debía ser enviada a todos los obispos del mundo, para que fuese recitada en cada misa. Y así se continuó haciendo hasta el Concilio Vaticano II. La oración es la que sigue:

¿Cuál es la oración a San Miguel Arcángel? San Miguel Arcángel, defiéndenos en la lucha.
Sé nuestro amparo contra la perversidad y las acechanzas del diablo. Que Dios manifieste sobre él su poder, esa es nuestra humilde súplica; y tú, Príncipe de la Milicia Celestial, con la fuerza que Dios te ha conferido, arroja al infierno a Satanás y a demás espíritus malignos que vagan por el mundo para la perdición de las almas.

Amén.

Hoy en día, pese a no ser obligatorio recitarla tras la misa, se puede continuar con la tradición como una devoción. La Coronilla a San Miguel Arcángel ofrece bendiciones a aquellas personas que la recen, como la liberación frente al purgatorio de la propia persona que reza, así como de sus seres queridos, familiares y amigos.

Oración a San Miguel Arcángel para protección diaria.

Amado Arcángel que luchas en favor de Dios. San Miguel defiéndeme del mal que se presenta a diario, no permitas me hagan daño. Libera mi ser de pensamientos que me incitan a pecar y libera a las personas que vienen con malas intenciones.

Que la luz de tu espada me libre de las almas perversas dominadas por Satanás. Haz manifiesto de la gracia y poder de Dios en mí, liberándome de todo mal. Acércate a mí, con tu ejército de seres de luz y también cuida a mis seres queridos.

Bajo tu mando, el ejército celestial luchará para desterrar la maldad de este planeta, yo quiero ser testigo de ello. Espero que mi ruego sea atendido. Libérame de la maldad del diablo y de sus cómplices. No permitas que me dañe la brujería ni cualquier encantamiento que vaya contra mi voluntad. Producto de personas malvadas sin escrúpulos.

Conserva mi alma, en un recipiente de cristal donde solo lo protejas tú. Que el poder de Dios atienda mi súplica a través de ti.

Defiéndenos en la batalla. Sé nuestro amparo contra las maldades y las insidias del demonio.
Reprímale Dios, pedimos suplicantes, y tu príncipe de la milicia celestial arroja al infierno con el divino poder a Satanás y a los otros espíritus malignos que andan dispersos por el mundo para la perdición de las almas.

Te admiro y venero amado Santo Miguel. Sé que tu justicia me liberara de la maldad de las personas y aplicará justicia a quienes hacen daño. Confío en que mi ruego será atendido a la brevedad.

Amén

Mensajes de Fe es un sitio donde te alentamos a que confíes en ti y no pierdas la Fe, a que dejes tu vida en las manos de Dios, pues Él te ama y guiará tus pasos por senderos de calma, prosperidad y bendición.

COMENTARIOS
error: Content is protected !!